terapias profesionales  
agregar a favoritos
quienes somos

contacto

tipos de terapias consultorio online buscador de profesionales opinion de expertos test y autoayuda test y autoayuda
     
 
 
VOLVER
22.11.2018 por Autor: Katrina L. Piercy , and Richard P. Troiano Fuente: Originally published12 Nov 2018
Actividad Fisica. Guia 2018 del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

Pautas de actividad física del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Beneficios y recomendaciones cardiovasculares

Autor: Katrina L. Piercy , and Richard P. Troiano  Fuente: Originally published12 Nov 2018Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes. 2018;11:e005263 Physical Activity Guidelines for Americans From the US Department of Health and Human Services

Extraido de www.intramed.net

La American Heart Association se centra en reducir los factores que se sabe que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular a través del programa Life's Simple. Al centrarse en estos factores, la American Heart Association busca mejorar la salud cardiovascular de todos los estadounidenses y reducir las muertes por enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular. 20% para el año 2020.

La actividad física tiene un fuerte y positivo impacto en varios de estos factores: presión arterial, glucosa en la sangre y peso corporal, además del riesgo general de incidencia y mortalidad por enfermedad cardiovascular. Con el reciente lanzamiento de la segunda edición de las Pautas de Actividad Física (PAF) para los estadounidenses se conocen 2 más de los beneficios de la actividad física y las noticias son buenas: los beneficios comienzan incluso antes y son más fáciles de obtener de lo que se pensaba anteriormente.

El PAF se basa en el trabajo de un Comité Asesor de 17 miembros que realizó una revisión exhaustiva de la literatura sobre la actividad física y la salud. El Comité Asesor calificó la evidencia como fuerte, moderada, limitada o grado no asignable y resumió sus hallazgos en el Informe Científico del Comité Consultivo de las Guías de Actividad Física 2018.

La evidencia calificada como fuerte o moderada se usó como base para el PAF Algunas de las pruebas más sólidas fueron los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares que pueden modificarse con la actividad física, como la presión arterial, la glucemia, los lípidos sanguíneos y el peso corporal.

El PAF recomienda que los adultos realicen al menos 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada a la semana, o de 75 a 150 minutos de actividad de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente de actividad de intensidad moderada y vigorosa. Las pautas clave para adultos se describen en la Tabla 1.

La intensidad se puede medir de diferentes maneras, pero en general se puede determinar utilizando la prueba de conversación.

  • Durante una actividad de intensidad moderada, una persona puede hablar, pero no cantar.
     
  • Durante una actividad de intensidad vigorosa, una persona no puede decir más de unas pocas palabras sin hacer una pausa para respirar.

Los adultos también deben realizar actividades de fortalecimiento muscularde intensidad moderada o mayor, que involucren a todos los grupos musculares principales en ≥2 días a la semana. En la actualidad, solo el 22% de los adultos cumple con los objetivos combinados de fortalecimiento aeróbico y muscular, mientras que el 36% informa que no realiza actividad física en el tiempo libre.

Los adultos deben moverse más y sentarse menos a lo largo del día

Tabla 1. Principales pautas para adultos

  • Los adultos deben moverse más y sentarse menos a lo largo del día. Alguna actividad física es mejor que ninguna. Los adultos que se sientan menos y realizan cualquier actividad física de moderada a vigorosa obtienen algunos beneficios para la salud.
     
  • Para obtener beneficios sustanciales para la salud, los adultos deben hacer al menos 150 min (2 hy 30 min) a 300 min (5 h) por semana de intensidad moderada, o 75 min (1 hy 15 min) a 150 min (2 h y 30 min) una semana de actividad física aeróbica de intensidad vigorosa, o una combinación equivalente de actividad aeróbica de intensidad moderada y vigorosa. Preferiblemente, la actividad aeróbica debe extenderse a lo largo de la semana.
     
  • Se obtienen beneficios adicionales para la salud al realizar actividad física más allá del equivalente a 300 min (5 h) de actividad física de intensidad moderada a la semana.
     
  • Los adultos también deben realizar actividades de fortalecimiento muscular de intensidad moderada o mayor, que involucren a todos los grupos musculares principales en ≥2 días a la semana, ya que estas actividades brindan beneficios adicionales para la salud.

Se necesita menos actividad física de la que se pensaba anteriormente para obtener beneficios

Si bien el objetivo debe ser cumplir con la PAF, el umbral a partir del cual los beneficios de salud comienzan a acumularse es de menos de 150 minutos por semana para la mayoría de los resultados.

El mayor beneficio es pasar de estar inactivo a hacer algo de actividad física cada semana. No existe un límite inferior a los beneficios de la actividad física para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

La cantidad de actividad física recomendada en el PAF tiene en cuenta la amplia gama de resultados de salud asociados con la actividad física regular; por lo tanto, el objetivo de 150 minutos se basa en obtener beneficios para la mayor cantidad de resultados.

En el otro extremo del espectro, la actividad física adicional otorga beneficios adicionales, y el riesgo para la salud no parece aumentar con altas cantidades de actividad física, incluso más allá de 3 a 5 veces la recomendación de 150 minutos a la semana.

Lograr beneficios de actividad física es más fácil

Una actualización significativa con el PAF es que cualquier cantidad de actividad física cuenta para el total semanal. La evidencia muestra que ya no es necesario obtener una actovidad mínima (antes de 10 minutos de duración en la primera edición del PAF) para acumular los beneficios de la actividad física.

La cantidad total es lo que importa. Esto significa que estacionarse más lejos de la tienda o subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor, incluso si son solo unos minutos de actividad, contribuye a los beneficios generales. Esto hace que sea más fácil acumular actividad física durante el día o la semana.

La actividad física previene la enfermedad cardiovascular

La relación positiva entre la salud cardiovascular general y la actividad física regular está bien establecida. El Comité Asesor destacó su confianza en la relación, y señaló que es poco probable que la evidencia sea modificada por estudios adicionales sobre este tema.

Los resultados específicos (incidencia de enfermedad cardiovascular, presión arterial, peso corporal, diabetes mellitus tipo 2 y lípidos en sangre) afectados por la actividad física regular se enumeran en la Tabla 2, y la evidencia revisada por el Comité Asesor se describe a continuación.

 

Tabla 2. Beneficios de la actividad física y los resultados cardiovasculares

  • Disminución de la incidencia de enfermedades cardiovasculares, incluyendo apoplejía e insuficiencia cardíaca.
     
  • Disminución de la mortalidad por enfermedad cardiovascular.
     
  • Reducción de la presión arterial (en personas con presión arterial normal, prehipertensión e hipertensión).
     
  • Disminución de la incidencia de hipertensión.
     
  • Pérdida de peso, especialmente cuando se combina con cambios en la dieta para reducir la ingesta de calorías.
     
  • Prevención de la recuperación de peso después de la pérdida de peso.
     
  • Reducción o disminución de la ganancia de peso con el tiempo.
     
  • Disminución de la incidencia de diabetes mellitus tipo 2 (incluye aquellos con cualquier peso corporal).
     
  • Disminución del riesgo de perfil lipídico adverso.

El riesgo de diabetes mellitus tipo 2 se reduce en gran medida con la actividad física independientemente del peso corporal

Se observó una fuerte relación de dosis-respuesta inversa entre la actividad física y la incidencia de enfermedades cardiovasculares, incluidos el accidente cerebrovascular y la insuficiencia cardíaca. En comparación con los adultos inactivos, cumplir con el PAF se asocia con un riesgo reducido del 14% de desarrollar enfermedad coronaria.

Esta misma relación existe para la mortalidad por enfermedad cardiovascular y es similar a la relación entre la actividad física y la mortalidad por todas las causas.

Aquellos que cumplan con el PAF lograrán aproximadamente el 75% de la reducción máxima del riesgo en la mortalidad por todas las causas y una reducción de aproximadamente el 40% en la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Los que superen el PAF tendrán una reducción adicional del riesgo de la mortalidad por todas las causas. La investigación no ha identificado un límite superior de actividad, por encima del cual los beneficios de salud adicionales dejan de ocurrir.

La actividad física tiene efectos agudos y crónicos sobre la presión arterial. Curiosamente, las personas con prehipertensión obtienen mayores beneficios de la actividad física. La presión arterial se reduce más en las personas con prehipertensión que en las personas con presión arterial normal. En ambas poblaciones, las reducciones de la presión arterial asociadas con la actividad física regular pueden reducir el riesgo de enfermedad coronaria en un 4% a 5% y los accidentes cerebrovasculares en un 6% a 8%.

La actividad física afecta a varios aspectos del peso corporal. Combinado con la restricción de calorías, la actividad física puede contribuir a la pérdida de peso inicial. La actividad física también juega un papel importante en el mantenimiento de la pérdida de peso.

La actividad física puede atenuar el aumento de peso con el tiempo, ayudando a retrasar o reducir el riesgo de sobrepeso u obesidad. Con las altas tasas actuales de sobrepeso y obesidad, la actividad física puede jugar un papel crucial en la mejora de la salud general.

El riesgo de diabetes mellitus tipo 2 se reduce en gran medida con la actividad física, y este beneficio se observa independientemente del peso corporal. La actividad física de intensidad moderada de 150 a 300 minutos a la semana puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 en un 25% a 35%. Debido a que la actividad física reduce el peso corporal de manera independiente, los beneficios de la actividad física para reducir la diabetes tipo 2 El riesgo de mellitus podría ser aún mayor.

La actividad física ayuda aumentar el colesterol HDL y disminuir los triglicéridos

La actividad física ayuda a disminuir el riesgo de un perfil adverso de los lípidos en la sangre al aumentar el colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad) y disminuir los triglicéridos. Este beneficio se aplica a las personas con diabetes mellitus tipo 2, así como a otras afecciones con hiperlipidemia.

El comportamiento sedentario es un tema nuevo para el PAF. El Comité Asesor examinó esto para comprender mejor la sesión y su contribución a los resultados de salud. El comportamiento sedentario está fuertemente asociado con un mayor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular, enfermedad cardiovascular, presión arterial alta y diabetes mellitus tipo 2.

Combinando esta evidencia con los beneficios de la actividad física, el PAF concluye que todos los estadounidenses pueden beneficiarse de moverse más y sentarse menos a lo largo del día. Reemplazar sentarse con actividad física de intensidad de luz puede ayudar. Aún más beneficios son probables cuando el comportamiento sedentario es reemplazado por actividad física de intensidad moderada o vigorosa.

La actividad física retrasa la progresión de la enfermedad cardiovascular

Más de 92 millones de estadounidenses viven con algún tipo de enfermedad cardiovascular. Muchos factores que contribuyen, como la hipertensión o la diabetes mellitus tipo 2, pueden progresar a lo largo del tiempo, agregando complicaciones y costos médicos. La actividad física también beneficia a las personas que viven con esas enfermedades.

Entre los adultos con hipertensión, la actividad física puede reducir la presión arterial, reducir el riesgo de aumento de la presión arterial con el tiempo y, por lo tanto, disminuir la progresión de la enfermedad cardiovascular.

Entre los adultos con diabetes mellitus tipo 2, la actividad física puede reducir la hemoglobina A1C, la presión arterial, el índice de masa corporal y los lípidos sanguíneos, todos indicadores de la progresión de la diabetes mellitus tipo 2. La actividad física también reduce el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular entre las personas con hipertensión y las personas con diabetes mellitus tipo 2.


Conclusiones

Todos, incluidos los niños y adolescentes, pueden obtener los beneficios para la salud cardiovascular de la actividad física.

La actividad física es una de las mejores cosas que las personas pueden hacer para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, progresión de la enfermedad cardiovascular o muerte por enfermedad cardiovascular.

La cantidad de actividad física que proporciona resultados favorables para la salud y el bienestar cardiorrespiratorio es similar para hombres y mujeres de todas las edades, incluidas las personas mayores, así como para adultos de diversas razas y etnias.

El ejercicio aeróbico también mejora la capacidad cardiorrespiratoria en personas con discapacidades y afecciones médicas crónicas. Aunque este artículo se enfoca en la salud cardiovascular, los beneficios de la actividad física son extensos y afectan muchos aspectos de la salud, tanto física como mental.

Una nueva área de estudio para el Comité Asesor fue la salud del cerebro, que mostró beneficios agudos de la actividad física para reducir la ansiedad y mejorar la cognición. La actividad física a largo plazo está relacionada con la reducción del riesgo de demencia, el riesgo de depresión y la mejora de la calidad de vida. Algunos de estos beneficios pueden ser atribuibles al impacto de la actividad física en la circulación.

La actividad física también puede mejorar la función física y el riesgo de caídas, así como el riesgo de lesiones si se produce una caída.

La conclusión es esta: los beneficios de la actividad física, no solo sobre la salud cardiovascular sino también sobre la salud y el bienestar en general, no pueden ser exagerados. Cierta actividad física es mejor que ninguna, y más actividad física es incluso mejor.
     
     
Agrega tu Comentario
 
 
  Articulos Relacionados
 
Efectos sobre el deterioro cognitivo de los ancianos de una intervencin que combina dieta, ejercicios, entrenamiento de la capacidad cognitiva y control del riesgo vascular. Estudio Finger
14.09.2015 por Dr. Gustavo Narinsky

El estudio FINGER, un ensayo aleatorizado y controlado sobre ancianos en riesgo de sufrir deterioro cognitivo. Comparación entre el solo control de la evolución y una estrategia preventiva combinada a dos años consistente en dieta,...

Es efectiva la actividad fsica regular para mejorar la funcin cognitiva o reducir la incidencia de demencia en adultos mayores? Ensayo clnico LIFE.
08.09.2015 por Dr. Gustavo Narinsky

Efecto de una intervención de actividad física de 24 meses de duración versus educación en salud en la evolución cognitiva de adultos mayores sedentarios. Ensayo randomizado LIFE.

La Actividad Fsica mejora la Depresin?
28.09.2012 por Dr. Gustavo Narinsky

Es creencia entre los profesionales de la Salud Mental el pensar que la actividad física tiene un efecto positivo sobre el estado de animo.

 
 
 
 
Este sitio web es un dispositivo que posibilita la divulgación de conocimiento especializado.
El contenido de los artículos aquí publicados es responsabilidad exclusiva de sus autores.

Todos los derechos reservados © 2010 terapiasprofesionales.com Articulos Profesionales Tipos de Terapias Consultorio OnlineBuscador de Profesionales Test y Autoconocimiento Contacto
 
 

Enviar un Articulo

 
 
Instituto Sur
 
Consultorio Lanus Aviso alquiler
 
caballito Aviso Alquiler Consultorio
 
Subir Articulo