terapias profesionales  
agregar a favoritos
quienes somos

contacto

test y autoayuda tipos de terapias consultorio online buscador de profesionales test y autoayuda
     
 
 
VOLVER
30.05.2012 por Lic. Laura Bermudez
Adentro llueve y parece que nunca va a parar (Generalidades Teor韆 Cognitiva)

… y va a parar(1). Es clásico, en las caricaturas, evidenciar el “mal día” del personaje, que todo lo que le pasa resulta mal, con una nube negra y lluvia que solo lo sigue a él. En el número anterior de este periódico me centré en el tema de los pensamientos, la cognición (ver “Liberando el hámster – Generalidades”); esta vez el eje va a estar puesto en las emociones, una segunda posible “entrada” al interior de cada persona. Podemos decir, entonces, que esa nube también puede formarse por dentro y lo condensado que contiene puede ser tristeza, culpa, enojo, temor, etc.; emociones que todos hemos experimentado en algún momento (y lo seguiremos haciendo) y que solemos calificar subjetivamente como negativas por causar displacer sin que  esto quite, aunque cueste más hacerlo consciente, que puedan ser funcionales para la persona en determinadas situaciones. Considerando esta diferenciación, queda más claro en que característica de la emoción debe centrarse el terapeuta: ninguno tiene la verdad ni una sabiduría “especial” como para decirle al paciente que lo que está sintiendo esta “mal”; lo que si puede hacer es, CON el paciente, identificar según su relato aquellas emociones que le están resultando disfuncionales ya sea para lograr ciertos objetivos, ya sea para relacionarse con otros o por poner “trabas” al discurrir cotidiano de su vida, etc. Para poner un ejemplo muy simple: podemos sentir miedo (sobre todo hoy en día, lamentablemente) ante pasar de noche solos por determinada zona, ese miedo se siente “mal”, diríamos que se trata de una emoción displacentera; pero en tanto funcional nos mueve a ciertas acciones como ser, en este ejemplo, evitar esa zona, buscar compañía, etc. Ahora, distinto es “el miedo me paraliza”, frase que suele escucharse, donde la emoción sigue siendo displacentera; pero ahora también resulta disfuncional en tanto puede no permitir distintas cuestiones según el caso, como ser hablar en público, rendir exámenes, enfrentar conflictos, y un enorme etcétera. 

Yendo algo más atrás en el tiempo, encontramos como en las tempranas teorías cognitivas la emoción era predominantemente considerada “consecuencia”: frente a un hecho (A) se activan distintas creencias (B) del sujeto que generan una “charla” interna lo que, finalmente, produce el surgimiento de determinadas emociones y acciones como consecuencia. Esta visión se relaciona más directamente con la perspectiva del procesamiento de la información, mientras que la que se puede considerar más distante a esta es la llamada perspectiva ecológica. Dicha perspectiva supone una interacción constante entre las personas y el medio que las rodea, de forma que el actuar y el pensar sobre una determinada situación y conocer el mundo son partes del mismo asunto, la percepción toma un rol fundamental y de este modo esta perspectiva ecológica se presenta como mejor marco dentro del que pensar el tema las emociones  (Safran, J. 1998).

Es así como, a través de distintas teorizaciones, podemos arribar a la idea de que las emociones (siguiendo con Safran) tienen la función de informar a la persona y a los otros sobre sus necesidades y objetivos y “mueven a la acción” para conseguirlos.  De esta forma, y como decía al comienzo, en la terapia debemos centrarnos en el concepto de funcionalidad de la emoción, en consecuencia, tener en cuenta la situación en la que se presenta y los objetivos, metas, necesidades, etc. del la persona en cuestión, más allá de si ella la sintió como placentera o no. En relación a la funcionalidad de la emoción, debemos tener en cuenta otras características como la intensidad, la duración, etc., el análisis completo junto con el paciente de todas estas cuestiones nos llevaran a descubrir si estamos en la línea de algún trastorno (de ansiedad, depresión, etc.) volviendo a la emoción “patógena”, no saludable, aun antes de estar ante la patología misma propiamente “formada” y que la persona este centrada en que llueve y no en que, aunque no parezca, va a parar.

 Lic. Laura Bermúdez

 (1)  Esta frase forma parte del tema “Tan lejos” de la banda uruguaya No te va gustar

     
     
Comentarios
 
Enviado por ricardo - 26.09.2014 - 01:40 hs
Estimada: comparto tu an谩lisis, aunque me parece importante se帽alar que la letra escogida, de la banda uruguaya NTVG, como otras tantas que posee, refiere a una experiencia derivada del uso de drogas, en particular la coca铆na. La referencia al papel, por ejemplo, una referencia bastante burda. Los ojos empa帽ados, la noche larga, las caras q le dicen q va a estar bien. Destaco la combinaci贸n q hace del inmovilismo, no hace nada, con las sensaciones extremas, las llamas y la lluvia, el fuego y el alma. Se describe en una situaci贸n donde sin hacer nada experimenta todo. Esta en el cenit. Bueno un aporte.
 
 
 
Agrega tu Comentario
 
 
 
 
Este sitio web es un dispositivo que posibilita la divulgación de conocimiento especializado.
El contenido de los artículos aquí publicados es responsabilidad exclusiva de sus autores.

Todos los derechos reservados 漏 2010 terapiasprofesionales.com Articulos Profesionales Tipos de Terapias Consultorio OnlineBuscador de Profesionales Test y Autoconocimiento Contacto
 
 

Enviar un Articulo

 
 
Instituto Sur
 
Consultorio Lanus Aviso alquiler
 
caballito Aviso Alquiler Consultorio
 
Subir Articulo